Entrevista a José Manuel Laureiro, director del "CEIP Antonio Moreno Rosales".

Ante todo muchas gracias por haber  accedido a albergar la sede de  la asociación del profesorado de geografía e  historia en su colegio. Nos honra estar en tan histórico lugar y disfrutar de un director que es compañero de profesión y destacado investigador.

 -¿Nos puede decir como puede compaginar la bulliciosa vida de un director de centro enseñanza primaria y la sosegada vida de un investigador?

   En primer lugar, muchas gracias por sus palabras.

  Quiero comentar que tengo la suerte de estar al frente de un colegio muy especial, el CEIP “Antonio Moreno Rosales”, es algo diferente a los colegios públicos al uso. En primer lugar, su ubicación, en un edifico de más de doscientos años de antigüedad, que fue propiedad del Marqués de Molins, el mismo cuyo palacio es la actual sede de la Real Academia de la Historia.

   El edificio es sí mismo, ya es un objeto para trabajar históricamente, pues en los diferentes avatares españoles ha desempañado funciones tan variopintas como palacio, hospicio, cuartel, centro de reclutamiento, lugar de encuentro para la evacuación de niños hacia Levante después de los bombardeos de Madrid de 1937, refugio, y por supuesto colegio.

  Y en cuanto al alumnado…¡Qué decir!. Algunos datos pueden aclarar un poco nuestro singular modo de ser. Estamos situados en el barrio de Lavapiés, “el barrio de la interculturalidad”, un barrio que en muy poco tiempo ha pasado del casticismo a la diversidad, pero conservando ese “algo” que le hace diferente. En el Centro convivimos treinta y cuatro nacionalidades y el índice de inmigrantes es de más del noventa por ciento.

   Todo ello hace que nuestro trabajo, sea algo más que ser profesores, lo que requiere por parte de todos los que componemos el Centro mucha dedicación y esfuerzo.

  ¿Y cómo se conjuga lo anterior con la labor de investigación? Pues creo que en eso, no difiero del resto de compañeros que son también docentes, la investigación es un “premio añadido” a nuestra profesión, a la que tenemos que dedicar no sólo esfuerzo sino en la mayoría de los casos, los fondos de nuestro pecunio para poder trabajar.

¿Qué punto de de encuentro existe entre ambas dedicaciones?

  En mi caso, creo que el punto de encuentro se genera por dos de los temas los que dedico mis esfuerzos investigadores, la recuperación de los vestigios judíos en España, así como al estudio de los b´nei anusim, los judíos conversos que se quedan en España después del Edicto de Expulsión, pero que siguen judaizando en secreto y que de una manera o de otra, continúan con su “identidad” hasta nuestros días.

  Estos temas, me hacen especialmente sensible al respeto de las diferentes identidades que conviven en el colegio, así como con la idea de que las minorías no deben ser tratadas como elementos a “asimilar”, sino que el respeto de la diferencia  es la base para una auténtica convivencia.

  Auque lo anterior no implica que ser diverso es ser disperso, creo que hay que buscar puntos de encuentro entre las distintas culturas que tengan como base el respeto a los Derechos Humanos.

 ¿Cuál es actualmente su tema de investigación?

  Quiero aclarar que en la labor investigadora no me encuentro sólo, tengo la suerte de que en la mayoría de los temas comparto el trabajo con mi esposa, Anun Barriuso, profesora también, lo que hace que esta dedicación, al ser compartida por ambos, no dificulte al menos, las relaciones familiares; creo que los compañeros y compañeras que se hallen en nuestra misma situación me entenderán.

   En cuanto a los temas de investigación, podemos decir, que se centran en el tema judío. Por un lado, como decía anteriormente, la recuperación de vestigios judíos en España y sobre todo en lo que denominaríamos el Norte de Sefarad, por otro lado, el tema de los B´nei anusim ( hijos de forzados, sería su traducción) y su importancia en la realidad española desde el siglo XVI hasta nuestros días.

  Un tema al que también hemos dedicado tiempo y esfuerzo es a la Shoáh, el holocausto que sufrió el pueblo judío y del que la historiografía española se ha mostrado ajena. Para ello hemos asistido a diferentes seminarios en Yad Vashem, Israel, Alemania y España, que nos han permitido colaborar con diferentes instituciones, para conseguir que el tema del Holocausto entrara en los diferentes currículum educativos.

  Por último, nuestra dedicación, aunque sin abandonar los anteriores ha recaído en el estudio de las causas y consecuencias de la publicación en el 1-2 de marzo de 1940 de la Ley de Represión de Masonería y Comunismo, de la que tal vez, el próximo año vea la luz una publicación.

 ¿Nos podría citar las obras que mas destacan entre sus investigaciones?

  El trabajo divulgativo de nuestras investigaciones ha sido, tal vez, por los temas tratados muy variopinto. Hemos realizado durante años un programa en Radio Sefarad, radio digital de la Federación de Comunidades Judías de España, titulado “Sefarad paso a paso”. También hemos escrito diferentes artículos sobre tema judío en revistas españolas y extranjeras.

  Así también en 2005, publicamos en Israel “El norte de Sefarad”, en el que apuntábamos por donde iban nuestras investigaciones en el campo de la recuperación de vestigios judíos.

  Hemos impartido conferencias en España, Portugal y Estados Unidos, siempre sobre el tema B´nei anusim.

   Actualmente, realizamos una colaboración mensual en la revista “eSefarad”, publicada en Buenos Aires, Argentina.

¿Cree que el hecho estar ubicada en el colegio la sede  de la asociación de profesores de historia puede ayudar de alguna manera al colegio en su interesante labor docente y educativa?

  Por supuesto, en primer lugar, nuestro colegio tiene como una de sus principales señas de identidad, la apertura, creo que no podría ser de otra manera en un colegio, que como decía antes, nos juntamos más de treinta y cuatro nacionalidades.

  Sin olvidar el prestigio que la Asociación del Profesorado de Historia y Geografía, al tener a bien utilizar nuestro centro para su sede, nos deja compartir con ella.

  Para nosotros fue un honor el que pensaran que podríamos alojarles, por otro lado, quiero decir que no es la única entidad que utiliza con asiduidad nuestras instalaciones, así también compartimos gustosamente espacio con el SAI, Servicio de Atención del Alumnado Inmigrante de la Dirección de Área de Madrid-Capital, y con el Colegio Chino, entidad que agrupa los sábados a más de cuatrocientos setenta y cinco chicos y chicas de origen chino, para el aprendizaje y perfeccionamiento de su lengua, así como de la preservación de su costumbres.

  Todo ello hace, que este humilde pero esforzado colegio, esté “situado en el mapa” educativo madrileño.

  Por último, quisiera agradecer a la Junta Directiva de la Asociación su preocupación por que su presencia no alterase en lo más mínimo el desarrollo habitual del Colegio y esperamos que se encuentren a gusto entre nosotros.

MUCHAS  GRACIAS POR SU AMABILIDAD

Fuente: Asociación Española del Profesorado de Historia y Geografía.

Check Also

Exposición sabores de sefarad en el Museo Judío de Béjar (Archivo)

El Museo Judío de Béjar bate récord de visitas

Casi 4.000 personas atravesaron sus puertas entre enero y diciembre del año pasado, marcando así …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.